Navigation

Descubren por accidente como convertir CO2 en biocombustible

Los investigadores de "Oak Ridge National Laboratory" han descubierto accidentalmente una técnica para convertir el dióxido de carbono en biocombustible.
Los investigadores de "Oak Ridge National Laboratory" han descubierto accidentalmente una técnica para convertir el dióxido de carbono, uno de los principales gases de efecto invernadero, en biocombustible.


Algunos avances científicos nunca habrían tenido lugar sin un impulso de azar, y no son los científicos del Oak Ridge National Laboratory (ORNL) en los Estados Unidos que nos podrían decir lo contrario. Estos han descubierto "por accidente" un método para transformar el dióxido de carbono (CO2), uno de los gases de efecto invernadero más importantes, en biocombustible: etanol.

"Estábamos estudiando el primer paso de una reacción cuando nos dimos cuenta de que el catalizador la hizo el solo en su totalidad", explica Adam Rondinone, investigador jefe del proyecto, en un comunicado.

Un método eficaz y de alto rendimiento


Nada hubiera sido posible sin este catalizador, formado por carbono, nitrógeno y cobre, y diseñado por el personal del laboratorio. Básicamente, los científicos le han aplicado una corriente eléctrica,  lo que ha desencadenado una compleja reacción química, revirtiendo el proceso de combustión y transformación así como su solución de dióxido de carbono disuelto en etanol.

Esta técnica también ofrecería un rendimiento sorprendentemente alto, de alrededor del 63%. "Generalmente, este tipo de reacción electroquímica tiene resultados en una mezcla de diversas sustancias en pequeñas cantidades", indica el comunicado de ORNL.

Varias aplicaciones posibles


Los investigadores ya imaginan las futuras aplicaciones de su descubrimiento. En primer lugar, evocan el uso de etanol como combustible en nuestros vehículos actuales, que ni siquiera tendrían que ser modificados para la ocasión. Nuestras emisiones de gases de efecto invernadero también se reducirían mediante el reciclaje de... gas de efecto invernadero!

Pero también sería posible almacenar el excedente de energía eléctrica en forma de etanol producido por diversas fuentes, tales como plantas de energía, turbinas de viento o paneles solares, y con ello ofrecer una respuesta a uno de los mayores retos de nuestra época: evitar el calentamiento global. Un buen descubrimiento para bellas promesas.


Compartir

Karim Rejali

Apasionado por la informática y las nuevas tecnologías. Fundador de varios blogs. Te invito a seguirme en las redes sociales.

Deja un comentario:

0 comments: